El crimen, organizado

0
291

Hemos pasado del mito a la realidad. Cotidianamente en todo el país están ocurriendo una serie de hechos violentos que dejan saldos mortales.

La población nacional, la de Hidalgo y en particular la de la región sur de esta entidad, se está viendo disminuida principalmente por tres factores: las enfermedades, los accidentes y los crímenes.

Oficialmente, según el INEGI, de las más de 22 mil muertes registradas en Hidalgo durante 2020, las principales causas fueron por enfermedades del corazón, COVID, diabetes, tumores malignos y padecimientos del hígado.

Para 2021 las muertes de hidalguenses ascendieron a 25 mil 106, la principal causa fue COVID-19

Todavía hay ciertas áreas de la información cualitativa y de la estadística a las que es difícil tener acceso abierto, y se el riesgo de obtener una cifra algo sesgada.

Sin embargo, las entrevistas con pacientes en tratamientos y con familiares de enfermos que fallecieron por padecimientos sorprende por la crudeza con que se describe la agresividad y la acelerada destructividad de ciertas variantes de cáncer.

En Tezontepec de Aldama, Tepetitlán, Tula de Allende y Atotonilco de Tula, la mayoría de los casos de cáncer están relacionados con la gravísima contaminación del agua, el suelo y el aire.

La incesante filtración a los mantos freáticos, de componentes tóxicos de las aguas residuales que pasan por Hidalgo en su camino a la Presa Endhó, y el propio gigantesco depósito que es ese embalse, están matando a las personas (ahora a muchos menores de edad), luego de causarles molestias y dolores indescriptibles.

Por otra parte, alcohol, tabaco, marihuana y cristal cocaína, son las drogas más consumidas en Hidalgo (entre la población adolescente registró en 2022 un aumento de 450%), se ha consolidado como el otro gran factor de altísimo riesgo, principalmente para la población flotante.

El fenómeno, como se ve a diario ya en Hidalgo, está asociado a otras prácticas que van desde la distribución y comercialización de los enervantes, huachicoleo, robo de vehículos, disputa violenta entre grupos por las plazas, y numerosas muertes violentas.

Los recursos y las prácticas de los grupos criminales que actúan en las regiones de Hidalgo, en especial aquellas por donde corren los ductos de PEMEX, son capaces de desafiar a todas las fuerzas del orden, incluso hasta causarles bajas a los uniformados.  

El crimen, está organizado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí