Efervescencia política y sus alcances. Elecciones municipales 2024.

0
436

Por: José Guadalupe Jiménez Ayala*

Con la reforma electoral que se hizo para las pasadas elecciones municipales, en donde aquellos candidatos a alcaldes que alcanzaran determinado porcentaje de las votaciones, serían en automático regidores, se «supone»,  en una lógica básica (así lo queremos entender), que fue para mejoras y en beneficio de los municipios y sus pobladores.

Supuestamente, ahora los ayuntamientos quedarían conformados también por aquellos «líderes» que recorrieron todas las comunidades de sus municipios, y por ende estarían muy bien informados de las necesidades prioritarias de sus gobernados.

Además de que en teoría existe en ellos el compromiso y las ganas de hacer cuánto sea necesario, para alcanzar niveles de bienestar y desarrollo de sus respectivos municipios.

En pocas palabras, por lo menos los ayuntamientos, quedarían incrustados elementos para asemejar una película de MARVEL, con los  super héroes “machos y hembras alpha lomos plateados», poseedores de capacidades, virtudes, empuje, visión, proyectos, y ganas de trabajar;  lo que dejaba como expectativa (siguiendo la lógica básica) que las cosas deberían ser más sencillas, o por lo menos con menor grado  de complicaciones.

El panorama así lo indicaba, un presidente ganador, y dentro de la asamblea miembros con características  “especiales”, por haber sido nada más y nada menos que los mismísimos candidatos o candidatos a alcaldes, desapareciendo la figura de primer o segundo regidor, para dar cabida al candidato no ganador de la elección municipal.

Pero, entonces, ¿qué le hizo falta a la fórmula política o electoral? Porque ante la vista y el escrutinio de la ciudadanía las cosas se miran igual.

¿Qué se necesita hacer para que se avance o al menos se vislumbre, al final del túnel, un rayito de luz que indique que se va por el camino correcto? 

¿Quiénes deberán ser los que en realidad demuestren  la capacidad  y el compromiso de hacer que las cosas sucedan?  ¿Cómo le deberán hacer? Cuánto tiempo habría que darles? ¿Cómo creerle a Pedro, el niño pastor, que en realidad ahora sí viene el lobo?

Algo que se le ha aprendido a todo esto, y a toro pasado, es que los colores no son garantía de nada, porque los colores representan sólo instituciones, necesarias para alcanzar el poder.

Es digno de hacerse un verdadero análisis para tratar de encontrar las respuestas a todas las preguntas que se plantean, en dónde están las fallas, y cómo dar las soluciones. Todo esto ante una necesidad imperante, que como sociedad poseemos, puesto que presumimos, como  seres pensantes, que somos  poseedores de herramientas, raciocinio e inteligencia, que nos permiten resolver problemáticas que nos aquejan desde hace tiempo, pero cuyas soluciones en la política aún no encontramos.

Si los profesores, los médicos, arquitectos, mecánicos, albañiles, jornaleros, resuelven los problemas que a diario les atañen, y  demuestran con hechos que están siendo eficientes y productivos, ¿qué es lo que pasa con quienes campaña tras campaña nos tienen soluciones para todo?

En una empresa o institución se miden logros y objetivos a corto, mediano y largo plazo. Se van cuantificando y con ello se crea una radiografía de cuál está siendo el desempeño,  haciendo correcciones donde se es necesario, usando  herramientas administrativas y de procesos que nos permitan mantener un adecuado control.

¿Acaso algo similar o parecido nos hace falta implementar en una administración gubernamental?

No sería nada complicado, porque existen los recursos humanos, cada quien en sus respectivas áreas y dentro de sus áreas de competencia, que tendrían que irle dando seguimiento continuo a cada actividad y proceso administrativo.

Mientras no se tenga la manera de ir midiendo logros y alcances, y también mientras los ayuntamientos no entiendan, comprendan y lleven a cabo un verdadero trabajo en equipo, los resultados o la falta de ellos, serán el eterno tema de que hablar en cada cambio de administración.

*Ingeniero Industrial por el Instituto Tecnológico de Querétaro. Empresario. Docente. Ex regidor y ex servidor público municipal en Atotonilco de Tula, Hidalgo, México.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí