Tula, cinco alcaldes que dejaron períodos inconclusos

0
391

Especial

El primer presidente municipal de la historia moderna de Tula que no concluyó su periodo oficial fue Don Carlos Mendoza Reyna.

Fue destituido en 1975 como parte del ataque que, desde Palacio Nacional, dirigió el Presidente Luis Echeverría Álvarez contra el gobernador de Hidalgo Otoniel Miranda (foto), quien ocupó el cargo solamente 28 días.

El segundo presidente municipal en la historia moderna de Tula que no concluyó su mandato constitucional fue César Humberto Vieyra Salgado.

En abril de 1990 asumió el cargo de Procurador General de Justicia del Estado de Hidalgo, a invitación del gobernador Adolfo Lugo Verduzco.

El presidente municipal suplente era Don Rafael Cuevas Saldaña, que recién había fallecido.

Para los ocho meses restantes de la administración fue designado presidente municipal sustituto Don Ignacio Arroyo López, quien ocupaba la Dirección de Obras Públicas.

Esa fue la tercera ocasión en la historia que Don Nacho Arroyo ocupó la presidencia municipal, antes ya había sido alcalde en dos períodos constitucionales completos: 1973-1976 y 1979-1982

El tercer presidente municipal de Tula que no concluyó su período constitucional fue Fernando Quetzalcóatl Moctezuma Pereda, el primer «chapulín» político.

En 1993 dejó el cargo para postularse candidato a diputado local; fue sustituido por el suplente Mario Argáez García.

Moctezuma Pereda fincó su carrera política jugando siempre en los bandos contrarios, e hizo escuela.

En los años ochenta, tiempos en que la sociedad local estaba muy dividida por la disputa del poder ante la llegada de los trabajadores petroleros, él se acomodó con los recién llegados y desde ahí logró posiciones del otro lado.

Por un tiempo, «ser petrolero» era para un originario de Tula, ser vendido, ser traicionero. Después las cosas cambiaron.

Cuando el sistema político simuló una «consulta a la base» para sacar candidato a gobernador, la cargada apuntaba a Manuel Ángel Núñez Soto y él se alineo con José Guadarrama Márquez, y desde ahí negoció posiciones a su favor.

En los recientes tiempos de la absoluta impunidad, este personaje fue el gran recaudador «por fuera».

Con Omar Fayad quiso aplicar la misma, pero ya no le funcionó y hoy descansa en el cómodo retiro, tras haber dejado al menos tres alcaldes que aprendieron bien eso de la llenadera de bolsas.

El «Moctezumato» en Tula duró de 2009 a 2020 y es recordado por una larga serie de irregularidades; la población ha exigido que se investiguen y se castiguen.

El cuarto presidente municipal en la historia de Tula que no concluyó su periodo constitucional fue Juan Manuel Cárdenas Oviedo.

Llegó como el «golden boy», como el «terrible enfant» del núcleo Cruz Azul, que apuntaba ya hacia su debacle por la disputa interna del poder entre los hermanos Guillermo y Alfredo Álvarez Cuevas.

(La participación política de La Cruz Azul en Tula tiene una profunda historia que pasó por una larga luna de miel y que terminó cuando uno de los dos blue brothers impulsó a Isidro Romero Alcántara y le ganó las elecciones a Rosalía Meza Rudiño; hoy todavía se ven y se sienten los efectos de esa noche negra).

En 2008 el alcalde fue invitado a conversar en la capital, Pachuca, sobre la situación en Tula. De ese corto viaje, regresó con la «renuncia por motivos de salud» en la mano.

Fue sustituido por Blanca Rosa Mejía Soto.

El quinto presidente municipal en la historia moderna de Tula que no concluyó su período constitucional es Manuel Hernández Badillo.

Ha sido sustituido este sábado 26 de agosto por el suplente Mario Francisco Guzmán Badillo (no son parientes).

La historia aún se está escribiendo.

Es la primera vez en la historia que un presidente municipal en funciones es denunciado, es admitida la denuncia, es aprehendido y es investigado.

Otros presidentes municipales han sido señalados por malversación de recursos públicos, han sido denunciados, pero las denuncias habían sido desestimadas.

Se trata del primer ayuntamiento al que se integraron como regidores los excandidatos a la presidencia municipal.

Es la primera vez que un expresidente municipal y ex diputado local funge como regidor.

Es la primera vez que las sindicaturas hacendaria y jurídica son encabezadas por mujeres.

Muy probablemente, integrantes de la asamblea municipal y funcionarios de la administración deberán comparecer ante la justicia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí