Tres mitos electorales

0
1252

Delfina Gómez Álvarez, de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), se convertirá en la gobernadora del estado de México, luego de que el voto popular le favoreciera en las recientes elecciones que se celebraron el domingo 4 de junio y en las que obtuvo entre el 52.1 y 54,2% de los sufragios.

El proyecto que encabeza la candidata que compitió en alianza con el Partido del Trabajo y el Partido Verde Ecologista de México, derrotó al priísmo en el estado de México, que se mantuvo en el poder por 94 años.

Por su parte, en Coahuila, el candidato de la alianza PRI, PAN, PRD, Manolo Jiménez Salinas, venció en las urnas a sus competidores, dejándole la segunda posición a Armando Guadiana, de Morena.

Con los citados resultados, revisamos lo que sugieren algunos “mitos”, cocinados a partir de la realidad política de nuestra década:

  • Mito: “Cualquier persona que en este momento represente a Morena, gana porque gana”.

Ya vimos que, con todo y que el Partido Movimiento Regeneración Nacional cuente con extraordinaria aceptación popular (sobre todo vinculando los colores con la aceptación al Presidente Andrés Manuel López Obrador) no termina por bastar cuando se elige a un candidato con poca afinidad, capacidad, tacto, habilidad de expresión, y conocimiento. El caso Coahuila es un extraordinario ejemplo.

  • Mito: “Hay regiones donde, pase lo que pase, el PRI es invencible”

Se trata probablemente de una hipótesis que en décadas anteriores era creíble, predecible y comprobable. El caso del estado de México, bastión priísta por excelencia, fue el más reciente y tal vez último caso en el que este mito cobró especial relevancia. Sin que Delfina Gómez fuera el perfil más brillante, su cercanía con el Presidente López Obrador y el hartazgo ciudadano ante un sistema con casi un siglo en el poder, terminaron por darle el triunfo a Morena que se “requetechingó” -en palabra de Dante Delgado- a sus opositores.

  • Mito: “Para ganar, no hay que estar cerca de Morena, sino de López Obrador -que no es lo mismo-”

Únicamente atendiendo a las tendencias derivadas de las estadísticas, resulta hasta lógico pensar que quienes cuenten con mayor cercanía al presidente Obrador podrían “llevar mano” en los procesos electorales y no así solo del partido guinda. En el caso de las “corcholatas” que se disputan una probable candidatura por Morena, esta cercanía y “bendición” será vital en el camino rumbo a la Presidencia.

Para los comicios locales de 2024, los ataques, críticas y posturas de choque, poca o nula afinidad con el proyecto que encabeza AMLO por parte de candidatos, serán factor determinante a la hora de la decisión final sobre todo en un país polarizado en donde prácticamente en todas las regiones se plantea un choque entre solo dos fuerzas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí