SEMANA SANTA: TIEMPO DE LIBERACION Y REDENCION

0
520

Por: Mons. Juan Pedro Juárez Meléndez, Obispo de la Diócesis de Tula.

“El Papa Francisco afirma que: pareciera que el hombre de hoy no quisiera pensar más en la Redención, en ser liberado y salvado por Dios; el hombre de hoy se ilusiona de hecho con la propia libertad como una fuerza para obtener todo.

“También hace alarde de esto. Pero en realidad no es así. ¡Cuántas ilusiones son vendidas bajo el pretexto de la libertad y cuántas nuevas esclavitudes se crean en nuestros días en nombre de una falsa libertad!

“Tantos esclavos, tantos… Tenemos necesidad que Dios nos libre de toda forma de indiferencia, de egoísmo y de autosuficiencia .

“En nuestros tiempos, prolifera una especie de neo-pelagianismo para el cual el individuo, radicalmente autónomo, pretende salvarse a sí mismo, sin reconocer que depende, en lo más profundo de su ser, de Dios y de los demás.

“La salvación es entonces confiada a las fuerzas del individuo, o a las estructuras puramente humanas, incapaces de acoger la novedad de Espíritu de Dios. (CEM Proyecto Global de Pastoral 2031-2033 PGP no.95)

“Contemplar a Cristo en esta Semana Santa nos prepara a recibir la vida nueva que él nos ofrece y nos hace afrontar con fe y esperanza todas las adversidades.

En medio de muchos signos de muerte, que desfilan por doquier, violencia, crímenes, secuestros, degradación de la dignidad humana, tráfico de drogas, agresión a niños y a los más vulnerables, trata de personas…, los creyentes estamos llamados a reafirmar nuestra fe y esperanza en Jesús, de quien brota la nueva y verdadera Vida.

Los que creemos en el Redentor de la humanidad, celebramos la Semana Santa con auténtico espíritu de fe, comprendiendo que no es solo tiempo de descanso, vacaciones y diversión, sino sobre todo de vivir y testimoniar nuestra fe en el Señor muerto y resucitado.

La Semana Santa comienza el Domingo de Ramos y culmina el Domingo de Resurrección. los días centrales de esta semana se les llama Triduo Pascual: El Jueves Santo introduce este triduo con la celebración de la última cena, que  incluye el lavatorio de los pies, de Jesús a sus discípulos.

El Viernes Santo es propiamente el primer día de este triduo en el que se celebra la pasión y muerte Jesús; el Sábado Santo, no sábado de gloria, es un día de silencio y reflexión contemplando a Jesús en el sepulcro.

Domingo De Resurrección, celebración que se anticipa desde el sábado por la tarde/noche con la Vigilia Pascual y que culmina en las primeras horas del día domingo.

Siguiendo a Jesús, muriendo a todo pecado, a todo mal, a todo vicio, resucitaremos con Él a la vida nueva. Esa es la autética liberación y redención que todos deseamos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí