La polémica en torno a los nuevos libros de texto.

0
614

El próximo lunes 28 de agosto iniciará el nuevo ciclo escolar para educación básica. Maestros y alumnos deberán recibir materiales para el desarrollo de las actividades formativas, entre ellos principalmente los libros de texto gratuitos.

En nuestro país, han existido ocho versiones de los libros de texto para educación básica, creadas en 1960, 1962, 1972, 1982, 1988, 1993, 2008, 2011, 2014, 2018 y la última en 2019.

La versión última ha generado una polémica de alcance nacional que ha dividido las opiniones en el país; será entregada, pero en algunos estados no podrá llegar a la comunidad escolar debido a una suspensión emitida por un juez federal, promovida por la Unión Nacional de Padres de Familia y respaldada por algunos gobiernos estatales.

De acuerdo con la SEP, se han impreso 100 millones de libros que son distribuidos a almacenes regionales, para ser entregados en las más de 95 mil escuelas primarias que hay en el país, con una demanda estudiantil superior a los 20 millones de estudiantes mexicanos.

Los libros han despertado polémica por dos razones: contienen errores e imprecisiones en la información, y algunos opinan que pretender adoctrinar a los niños en favor de la visión de país que impulsa Morena como gobierno.   

Los inconformes se dicen molestos porque el proceso de adecuación de los textos se realizó a puerta cerrada, a pesar de que la ley indica que las consultas deben ser abiertas. Critican las pifias en los libros y el sesgo de adoctrinamiento pro morenista.

Desde la Cámara de Diputados, las y los coordinadores parlamentarios de Va por México; PRI, PAN y PRD, han emprendido también una querella legal para impedir la distribución de los volúmenes.

Cobró relevancia la postura de la diputada de Morena por Chiapas y profesora de educación básica, Adela Ramos Juárez, se sumó a las críticas de la oposición y pidió no distribuir los libros de texto gratuitos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) hasta que se resuelvan jurídicamente los procesos.

Ramos demandó la revisión a fondo de esos textos, por lo que solicitó formalmente a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) auditar el proceso que llevó a su elaboración, y claro que esto despertó las reacciones críticas del morenismo.

Los libros no contienen sólo “errores ortográficos y gramaticales”, para la diputada también hay un “abuso político” que afecta los derechos de los infantes a la educación.

A diez días del inicio del ciclo escolar, siete estados del país frenaron la distribución de los libros de texto gratuito para las escuelas, ante el amparo que ciudadanos y organizaciones no gubernamentales tramitaron contra la Secretaría de Educación Pública (SEP). 

Se trata de Jalisco, Guanajuato, Chihuahua, Coahuila, Yucatán, Nuevo León y Aguascalientes, donde las autoridades han expresado no estar de acuerdo con la distribución.

El primer estado que detuvo la distribución de los libros de texto gratuito fue Guanajuato, a esta acción se han sumado más gobiernos que han expresado su descontento.

Por otra parte, la secretaria de Educación Pública (SEP), Leticia Ramírez Amaya informó que  los nuevos Libros de Texto Gratuitos para secundaria aún no se terminan de imprimir, mientras que en el caso específico de las telesecundarias, los materiales aún se están trabajando.

Precisó que de las 18 mil 855 telesecundarias de todo el país, sólo 20% se encuentran conectadas a la red Edusat, es decir, aproximadamente 3 mil 500, un elemento fundamental para esta modalidad educativa.

En Hidalgo, de acuerdo con el secretario de educación Natividad Castrejón Valdez, los libros junto con uniformes y útiles escolares se entregarán a más tardar el 28 de agosto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí