¿Estuvo bueno el Maratón Internacional de Tula?

0
1593

Por segundo año consecutivo se celebra en la capital tolteca el denominado Maratón Internacional de Tula. En este 2023 la actividad se desarrolló en medio de un clima complejo porque en fechas recientes se presentaron en el municipio actos violentos en los que grupos de la delincuencia organizada de impacto nacional habrían tenido participación, lo que no es poca cosa.

Sin embargo, nada impidió que la actividad a la que asistieron poco menos de mil 500 competidores -según datos de asdeporte.com- se desarrollara en calma y de manera satisfactoria para visitantes originarios de países como Alemania, Estados Unidos, Canadá y Venezuela, así como de nuestros vecinos de la zona y del interior de la República Mexicana.

Sobre la céntrica calle de Hidalgo, a espaldas de la Catedral de San José, se instaló la zona de salida y meta, espacio donde previo al arranque de las competencias de 5, 10 y 42 kilómetros de distancia, se ofreció un espectáculo de danza prehispánica que exaltó detalles de nuestra cultura al mundo y dio un toque especial al encuentro.

La empresa AsDeporte que fue contratada por el Gobierno Municipal para organizar la carrera, siendo una de las líderes a nivel nacional en el giro, se comportó a la altura y ofreció una justa en general bien coordinada, haciendo uso de la tecnología y los recursos humanos necesarios para que todo se desarrollara exitosamente.

Es frecuente que al runner, al corredor aficionado o al atleta de alto rendimiento el contexto político y social de la sede en donde se desarrolla el evento deportivo le parezca factor secundario, sobre todo porque va enfocado en mejorar sus marcas personales, alcanzar un lugar en el pódium o simplemente disfrutar la carrera junto a amigos y familia.

En este sentido, para quienes llegaron a Tula exclusivamente a correr, divertirse, y disfrutar de la competencia, el encuentro ofreció todo para que el evento se desarrollara en un clima cordial, respetuoso, y con tintes de profesionalismo que se celebran, no sin olvidar que esto benefició significativamente a hoteles y restaurantes que estuvieron a tope este fin de semana con motivo de las festividades locales.

La instalación de sanitarios, la señalización, la salida puntual, la conducción divertida del animador, la ceremonia de premiación, la publicación de tiempos vía internet en tiempo y, sobre todo, el espectacular escenario de la mundialmente conocida Zona Arqueológica de Tula siempre le dan un plus que hace que el participante vuelva.

Áreas de mejora

Ahora bien, que si la idea es señalar todo lo que pudo haber estado mejor, se podría apuntar el perfeccionamiento en la logística para que en el Boulevard Tula-Iturbe no se generara peligro de un choque entre corredores para quienes subían con dirección a Tlahuelilpan y quienes bajaban con dirección al centro de Tula e incluso los punteros de la Maratón que pasaban por en medio entre un contingente y otro entre motocicletas que complicaban el flujo de competidores.

También se antoja importante la planeación a lo largo de los recorridos para que con música, espectáculo, y color, el trayecto se llene de magia y festividad, lo que siempre da un toque agradable a las competencias. Tanto organizadores como ciudadanos deberemos ir aprendiendo de esto para dar a nuestras calles y nuestros eventos la alegría y hospitalidad que nos distinga positivamente, incluyendo el hacer conciencia de las afectaciones viales que se generan en todas las competencias del mundo.

Crítica

Construir siempre resulta más complicado que destruir o dividir, sobre todo cuando se desarrollan actividades de este tipo y ahora solo queda defender este Maratón que, pese a la crítica e inconformidad hasta natural, ha conseguido consolidar su segunda edición y debe quedarse en nuestra ciudad como parte del patrimonio intangible de nuestra gente.

En Tula poco a poco nos vamos armando de eventos masivos de muy buena calidad, que han pasado por procesos de severa crítica pero que están de pie y son ya muy exitosos. En el escenario público, se observa al Festival Toltéquinox o el de Los 4 Gigantes, que ya cuenta incluso con apoyo financiero a nivel federal.

En lo deportivo llega para quedarse el Maratón Internacional y en el ámbito privado la Carrera UNNE, que también congrega a cientos y cientos de atletas de todo el mundo, siendo uno de los eventos deportivos generados en Hidalgo con mayor impacto a nivel nacional.

Qué importa si lo organiza una empresa, un gobierno emanado de un determinado partido político o de alguna coalición; nos hace falta madurez para identificar lo que de verdad le sirve a Tula, independientemente de politiquerías y pleitos estériles que han sido causa de rezago o retroceso. ¡Humildad y madurez para crecer!

Críticas en torno a este tipo de eventos siempre habrá (y son necesarias, hay que decirlo) y en el caso de la Maratón se ha exigido la presentación de un informe transparente para saber cuánto costó a tulenses el desarrollo de la competencia, se señaló la urgencia de mejorar las condiciones de las calles así como la seguridad en el municipio, y hasta se presentó una manifestación contra la Administración local por parte de vecinos de San Miguel el día del evento, quienes reclaman obras y claridad en asuntos específicos, aspectos que por supuesto no son de menor importancia.

Pero, enfocados estrictamente en el encuentro deportivo y familiar podemos decir que por segunda ocasión a Tula le fue bien en la organización y presentación del Maratón Internacional que es perfectible y al que varios detalles le quedan por afinar pero que es ya parte de la vida pública de nuestra ciudad, esta ciudad a la que le urge más unidad y trabajo solidario verdadero para avanzar haciendo equipo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí