Invita la SSH a prevenir enfermedades mediante una adecuada disposición de los desechos sólidos

0
39

Cuando las excretas, también llamadas heces o materias fecales, no se eliminan adecuadamente pueden provocar daños a la salud de las personas. En ellas se encuentran microbios, así como parásitos y sus huevos, los cuales causan enfermedades muy graves, algunas de ellas mortales.

Entre los padecimientos más importantes generados por el manejo inadecuado de excretas están las enfermedades parasitarias y diarreicas agudas, el cólera, las infecciones gastrointestinales, la amebiasis, la disentería, hepatitis, fiebre y tifoidea.

El riesgo bacteriano relacionado con las heces es particularmente alto porque se mantienen activas en el medio ambiente durante días y hasta por varios meses. Algunas de ellas se han vuelto resistentes a los antibióticos, y son responsables, de acuerdo a las estadísticas, del 38 % al 50 % de las infecciones asociadas con la atención médica y las infecciones nosocomiales.

Los desechos sólidos también representan un problema porque son un factor importante en la transmisión de enfermedades al ser un medio favorable para la reproducción de fauna nociva (moscas, mosquitos, cucarachas, roedores). Su acumulación libera líquidos (lixiviados) que se pueden filtrar en el suelo y contaminar los mantos acuíferos, además, generan malos olores.

El personal de la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH) orienta regularmente a la población a fin de que realice una adecuada disposición sanitaria de estos residuos sólidos.

Tanto en zonas urbanas como en las comunidades, se les brinda capacitación para que puedan inspeccionar visualmente su hogar y entorno, con el propósito de identificar riesgos dentro de las viviendas y evitar la presencia de desechos dentro del hogar.

Asimismo, se les informa que la proliferación de fauna nociva, aumenta el índice de enfermedades gastrointestinales o de otros padecimientos como el dengue y el paludismo, por ello se debe contar con depósitos con tapa.

A nivel comunitario, la orientación se hace en el sentido de que los desechos a cielo abierto provocan malos olores, representan focos de infección, incrementan la proliferación de fauna nociva, tanto de insectos como mamíferos, y contaminan las fuentes de abastecimiento de agua. Además, se exhorta a mantener a los animales de granja dentro de corrales para que no defequen en cualquier sitio.Macintosh HD:Users:edicionimagen:Desktop:hoja membretada elementos separados OM-01.png

Algunas de las acciones que recomienda la SSH para prevenir enfermedades diarreicas agudas son:

  • Mantener con tapa la taza sanitaria, y limpiarla regularmente para no producir olores desagradables ni generar insectos. 
  • Depositar el papel higiénico en el interior de la taza previo a la descarga. 
  • Contar con un recipiente con tapa para depositar otros residuos, como toallas sanitarias. 
  • En caso de no contar con sistema de distribución de agua, mantener un balde con agua tapado, para vaciar y limpiar la taza cada vez que se utilice. 
  • Se recomienda que los materiales del asiento o bacinete deben ser de fácil limpieza. Asimismo, se deben mantener aseados los pisos, paredes y alrededores. 
  • En caso de no contar con sistema de alcantarillado, las aguas residuales que arrastran las excretas deben dirigirse a un sistema de tratamiento in situ (fosa séptica, filtro anaerobio, pozo o campo de infiltración). Nunca descargarse al medio ambiente en forma directa y sin tratamiento.

En zonas rurales, si se cuenta con disposición de excretas en seco:

  • La distancia mínima entre la letrina y la vivienda deberá ser de 5 metros (m).
  • La letrina deberá encontrarse, como mínimo, a 20 o 30 m de cualquier fuente de agua para beber.
  • Las instalaciones o su periferia no deberán utilizarse para almacenar ningún tipo de materiales u objetos.
  • Los animales domésticos no deberán tener acceso a la caseta de la letrina.
  • Se debe evitar que en el foso de la letrina caigan agua de lluvias, aguas grises o de lavado, cenizas o algún desinfectante.
  • Las letrinas deben disponer de un tubo de ventilación con una malla para evitar el ingreso de roedores.
  • Se recomienda el uso de tapas herméticas o antimoscas para el asiento o bacinete.
  • El tamaño y la posición de la letrina deben facilitar su uso por parte de los niños y las niñas.
  • El material de limpieza y toallas sanitarias deben depositarse siempre dentro de la letrina.

En caso de requerir orientación o atención médica, la SSH recomienda acudir a la unidad de salud más cercana.