GRACIAS A LAS MUJERES…

0
377

Por Patricia Cuevas

La historia marca una revolución, aquella que es constante en todas las mujeres, con los pensamientos caóticos de ser siempre perfectas y dar el ancho en todos los aspectos.

¡Vaya trabajo que nos hemos acomodado!, pero no todo es caótico, también disfrutamos de nuestro amor, de la comprensión hacia los demás en tiempos difíciles.

 ¿Quién no acude a los brazos de mamá cuando tenemos problemas?, disfrutamos de esta incondicionalidad para los nuestros, de la facilidad con que conectamos con todos los seres humanos y, por supuesto, de las satisfacciones propias que en estos tiempos son más visibles que en los tiempos de aquellas que comenzaron una lucha por hacer valer nuestra voz, nuestro voto, nuestros derechos.

Gracias a todas aquellas mujeres que hicieron posible mi libre expresión, mi libertad de tomar decisiones y de hacerme cargo de mis propias responsabilidades, aquellas que elijo desde mi derecho por ser mujer, porque hoy puedo elegir qué ponerme, por quién votar, en dónde trabajar, elegir una pareja a mi gusto, incluso puedo reclamar leyes constitucionales, crearlas y representarlas si me diera la gana.

Sé que todo esto no fue fácil, se tuvo que pasar por un sinfín de atrocidades, disfrazadas quizá, de cultos, de tradiciones, de excentricidades impuestas por el poder del más fuerte, desde el juez implacable que aseguraba que no valíamos, hasta una familia que nos intercambiaba por una dote y hoy hasta de eso tengo derecho, tengo derecho de elegir qué creer, a dónde acudir y hasta qué hacer con mi cuerpo, de preguntarme a mí misma lo que me gusta, de poder decir no rotundamente hasta el sí completamente convencida, porque hoy mi voz tiene voz.

Gracias a las mujeres de mi pasado, que crearon la diferencia, estas mujeres que desde su valentía siguen marcando el camino, pues resulta que en este mes, marzo, ya se conmemora el Día Internacional de la Mujer, ¡Hurra por la mujer!

Reconocimiento de quienes se atrevieron a hacer algo diferente por un bien común y que como seres humanos fueron impulsados por el sentido de justicia, de valorización y de respeto, no solo como mujeres si no como personas.

No hay que olvidar esto, somos personas, personas que tenemos la capacidad de conquistar el mundo desde diferentes perspectivas, desde el ojo crítico y del instinto agudo que nos caracteriza.

Mujeres de ciencia, mujeres como madres, otras como hijas, más como CEOS, jefas de familia, amigas, esposas, hermanas y un sin fin de roles que seguimos cumpliendo ahora con plena consciencia de elección y porque también nos llena eso, porque al fin tienen el mismo propósito, vivir en un mundo que escuche, que respete y que valore, y por supuesto que de eso nos encargamos las mujeres.

Muchas guerras se han ganado llevando la voz de una mujer, hoy en día no solo dirigimos el hogar, también estamos dirigiendo naciones con la cara de frente y con los pies plantados en nuestro mundo, mostrando nuestros talentos, ya sea en la política, en el arte, en la casa, en alguna empresa, y claro que siempre estamos dispuestas a sacar la casta, porque esa también es nuestra naturaleza, ser mujer, es viajar entre un mar de sensibilidad y a la vez una tormenta de poder.

Hoy, en nombre de las mujeres que me antecedieron, llevo con orgullo el placer de mi libertad, continuando su lucha, pero ahora con más recursos, el recurso de vivir con plena consciencia de ejercer mi valor como mujer, con esta capacidad que tenemos las mujeres de dar vida, pues damos vida en todo lo que tocamos, está que es marcada entre cuestiones biológicas y otras filosóficas, que, al fin, tienen el mismo propósito, vivir.

Desde estos antecedentes y como fin de reconocimiento, mujer, te invito a darte cuenta de tu propia capacidad, de reconocerte, de hacerte valer, de continuar con el propósito de quienes lucharon por nosotras, para que hoy podamos ser quien nos agrade ser, dejando huella desde el amor, la armonía, la contención, desde esta guerrera pacifista que le da sentido femenino a todo lo que somos y a todo lo que tenemos derecho de ser, porque somos todo y lo podemos todo.

El mundo que tenemos, es el mundo que hemos creado.

Libre por siempre, una mujer.

Patricia Cuevas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here