Fuga de talentos en el PRI: construyendo una catástrofe

0
1375

El Partido Revolucionario Institucional en Tula de Allende enfrenta uno de los procesos electorales más difíciles para su causa, rumbo a la renovación de presidencias municipales que tendrá lugar el próximo 18 de octubre en la entidad hidalguense.

En el contexto nacional, los escándalos de corrupción e impunidad en los que se han visto envueltos priístas o expriistas han dañado aún más la ya de por sí lastimada imagen del tricolor, un instituto político que lucha en Hidalgo por mantenerse de pie durante la actual contienda, al menos en los municipios considerados como sus bastiones.

En Hidalgo, la labor del Gobernador Omar Fayad, que cuenta con importante respaldo social, termina por ser el máximo pilar que sostiene el proyecto del Revolucionario Nacional, sin embargo las acciones que se dejaron de hacer en los niveles regional y municipal podrían cobrar factura en las urnas.

Si bien los fenómenos desarrollados en la esfera nacional y en las cúpulas estatales son factores determinantes para que hoy en Tula el PRI no viva sus mejores momentos, hay movimientos, traslados, que en el actual proceso podrían ser vitales para poner al tricolor contra la pared: la fuga de talento joven.

Y es que una de las principales habilidades del Presidente Municipal saliente, Gadoth Tapia Benítez, como máximo líder y referente hoy del priismo local, fue durante muchos años la formación de nuevas figuras, el apapacho a jóvenes talentosos que fueron abandonando el proyecto poco a poco, justo en el momento en el que se fueron aminorando las oportunidades que a su vez fueron ocupadas no por los más capaces sino por los más cercanos.

Para muestra un botón, o bueno, tres: el primer de ellos, el más visible, es Octavio Magaña Soto, un joven político con sangre priísta que al ser nombrado como Secretario Municipal, por el propio Tapia Benítez, lució como el ungido natural del equipo presidencial y casi en automático del priismo tulense.

En la inercia interna de la política de grupo fue el mismo Tavo Magaña quien se dio cuenta de que él no sería el elegido para buscar la Presidencia Municipal como candidato y por tanto optó -luego de una dolorosa y hasta sorpresiva ruptura con el PRI- por encauzar sus esfuerzos en el Partido Verde Ecologista de México, instituto que lo adoptó, y en donde en breve se convertirá en el emblema local.

Pero en esta campaña que se irá más rápido de lo que imaginamos poco queda para sentimentalismos y es preciso hablar de votos, de números. Al PRI tulense no solo se le fue un joven talentoso, sino que se llevó con él a un buen número de votantes, líderes, y hasta operadores políticos que prefieren mantener sus bajos perfiles.

En la lista de jóvenes tulenses a quienes les mueve la política aparece también José Alfredo Jiménez Ángeles, quien cumplió sin contratiempos sus encomiendas en el servicio público en las dos pasadas administraciones locales, que fueron encabezadas por alcaldes de extracción priísta: Allende y Tapia.

El Chepita ha tenido desde siempre el anhelo de ser presidente municipal y ese genuino deseo le impulsó a participar en el proceso interno para la elección de candidatos en Morena, donde no le favoreció la decisión final y, por tanto, decidió aparecer como nuevo simpatizante e integrante del proyecto que encabeza Manuel Hernández Badillo (PRD-PAN) en la contienda por la Presidencia de Tula.

Otro caso, el tercero de este análisis, es el de Héctor Ulises Ramírez Aguilar, un joven culto apasionado de la política, que fue por varios años uno de los defensores más aguerridos del PRI. Su capacidad para debatir, argumentar, así como su habilidad en la oratoria, son joyas que ahora no le pertenecen al tricolor. A Héctor Ulises hoy se les observa apoyando pie a tierra al candidato de Morena, Ricardo Baptista González.

La omisión de activos juveniles que se desarrollan en el rubro político, pero también para los que lo hacen en otros sectores, podría ser una de las razones por las que, no solo el PRI, sino cualquier partido político en la actual contienda electoral, y las que siguen, va construyendo su triunfo o su catástrofe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here