ESTAS SON LAS COSAS MÁS COMUNES QUE CONFIESAN LAS PERSONAS ANTES DE MORIR

0
347
19/02/2019 ESPAÑA EUROPA MADRID SALUD PIXABAY

La muerte es el hecho natural con que se cierra el paso de un ser vivo por este mundo: plantas y animales nacen, crecen, se reproducen y mueren. El ser humano es el único capaz de tener conciencia de que va a morir.

Todos vamos a morir. Lamentablemente, la pandemia de COVID-19 ha obligado a muchas familias y deudos a separarse de sus seres queridos sin apenas despedirse.

Pero hay otros casos, menos trágicos, en los que la muerte natural suele mostrar en las personas ciertas conductas.  

Existen algunas personas que estando a pocos minutos de morir muestran arrepentimiento ante cosas que hicieron o no hicieron mientras aún gozaban de salud y vida por delante.

De acuerdo con testimonios de personas que han estado cerca de personas a punto de morir, estas en su agonía tienen algunos minutos de conciencia y lucidez en los que confiesan sus arrepentimientos o expresan sus últimas palabras.

Este fenómeno es conocido como lucidez terminal y suele darse más frecuentemente en adultos mayores que por la edad presentan problemas de salud, pérdida de memoria y movilidad pero que, en sus últimos días de vida, parecen mejorar significativamente recuperando la memoria incluso en pacientes con alzhéimer.

Existen distintos términos para nombrar este fenómeno como mejora de la muerte, último adiós, iluminación antes de la muerte, mejora del fin de la vida o lucidez terminal, sin embargo, es algo que la ciencia aún no puede explicar con certeza.

Durante la lucidez terminal, algunas personas confiesan sus arrepentimientos, los más comunes de acuerdo a testimonios de gente que acompañó a estas personas a punto de morir son:

  • Haber dado un mal ejemplo a alguien que le imitaba.
  • Haber sido indiferente ante el dolor.
  • Haber lastimado o causado daño a otra persona.
  • No haber cumplido con las promesas hechas.
  • Haber comprado cosas que realmente no necesitaba o nunca haberlas utilizado.
  • No haber perdonado o haber tardado mucho en hacerlo.
  • No haber orado lo suficiente o con el amor que se debía.
  • No haber corregido a tiempo a alguien que debía ser educado mejor.
  • Haber callado palabras de reconocimiento y elogio a quiénes lo merecían.
  • Haberse quejado más de lo que se agradeció.
  • Atribuir los triunfos a uno mismo y los fracasos a las circunstancias.
  • Arrepentirse del tiempo perdido y que ya no se podrá disfrutar.
  • Haber perturbado la inocencia de alguien, bloqueado sus sueños o abusado de alguna persona.
  • Aprovecharse de otra persona para obtener un beneficio propio.
  • No haber amado a Dios lo suficiente y hacer chistes de la fé o la iglesia.
  • No haber amado lo suficiente al prójimo.
  • No haber vivido una vida fiel a sus ideas y haber hecho lo que otras personas esperaban que hiciera.
  • No haber sido lo suficientemente feliz.

Los arrepentimientos de las personas antes de morir están basados en las ideas que tuvieron e incluso si practicaban o no una religión.

No todas las personas muestran los mismos arrepentimientos y hay personas que no muestran ninguno, pero dedican sus últimos días a hacer lo que pensaban debían hacer antes de morir. De cualquier modo, como reza el refrán popular mexicano: “de la suerte y de la muerte, nadie se salva”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here