EN “EL PICO MÁS ALTO DE LA CURVA DE CONTAGIO”.

0
76

Inicia la segunda semana de junio 2020, “el pico más alto en la curva de contagio de la pandemia del COVID19”, con 13 mil 700 muertos por esa enfermedad.

Cada día, desde mayo de este año, entramos todos a la zona de más alto riesgo.

Pese a las advertencias, y ante la urgencia popular que le ha causado cansancio, la gente ha salido a la calle en mayor medida desde el 1 de junio, hace una semana.

Los números de contagiados y decesos revelan que -en efecto- todos los días corremos mayor peligro. Así andamos.

Al mismo tiempo, la responsabilidad de las autoridades vive entre nubes de desconfianza social.

El gobierno federal ha dispuesto una serie de medidas, los gobiernos estatales han establecido las propias y las administraciones municipales han fijado las suyas.

Pero como la autoridad es vista ahora por la población como un enemigo común, hay en todos los sectores personas y grupos dispuestos a la desobediencia. Peor aún, al desafío.

Se ha configurado una seria confrontación abierta entre algunos gobernadores y el Presidente.

Curiosamente, los gobernadores del PRI -que saben de política- han mantenido su postura de respeto, incluso defensa, de la figura presidencial, entre ellos Alejandro Murat, de Oaxaca, y Omar Fayad, de Hidalgo.

La reacción institucional ha sido diversa ante esta postura social: unos han flexibilizado sus exigencias y otros las han endurecido, al grado de que la sombra del terror tiene la forma de policías contra inocentes.

A cada momento aparecen más casos agrupados en la percepción colectiva dentro de la misma especie del crimen cometido por policías municipales de Jalisco en contra de Giovanni López por no traer cubrebocas.

En protestas en CDMX frente a la embajada norteamericana y frente a la representación de Jalisco en la capital, policías se exceden en el uso de la fuerza contra una adolescente; ya hay dos uniformados detenidos.

Y estas atrocidades ocurre cuando está en su momento más álgido la reacción social de protesta contra el asesinato de George Floyd a manos de un policía en Estados Unidos, que tiene también como único y principal enemigo a la autoridad: de la policía hasta el presidente Dondald Trump.

Como efecto de la prolongada y ya rota cuarentena, los escenarios se han movido para el proceso en que el 7 de junio pudieron haberse electo 84 alcaldes de Hidalgo, los actuales se van en tres meses.

La fecha del domingo 2 o 9 de agosto entre que se sostiene y se tambalea como probable jornada comicial para evitar el choque de trenes que representaría dejar en manos del Congreso la designación de concejos municipales que entrarían en funciones el viernes 4 de septiembre.  

Preocupa el marcado rechazo de un amplio sector de la sociedad hacia lo que representa la autoridad en cualquiera de sus formas, porque precisamente ese amplio grupo es el que va a definir el sentido de las próximas votaciones, sea que las municipales se realicen en agosto o que los concejos municipales las lleven a una elección concurrente con las federales en julio de 2021.

Como sea, Tula -el tercer municipio en importancia del estado de Hidalgo y uno de los integrantes de la megalópolis- llegará a las votaciones sin claridad en su rumbo ni en su futuro, según se mira hacia el interior de los partidos políticos, en los perfiles de sus virtuales candidatos y en la percepción pública que de ellos se tiene.

Mientras tanto, los sonados casos en que trabaja la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) sobre personajes vinculados a Hidalgo, continuarán en los principales espacios: Gerardo Sosa Castelán y Guillermo Álvarez Cuevas iniciaron sus correspondientes contraofensivas ante el congelamiento de cuentas bancarias por supuestas operaciones financieras ilegales.

Así pues, durante esta semana de alto riesgo, con semáforo en rojo, se va a hablar mucho de los mil millones de dólares que el Banco Mundial ya prestó a la 4T (¿no que no?).

Se aclara desde la Secretaría de Hacienda que encabeza el hidalguense Arturo Herrera, que ese suministro no impacta en la deuda externa del país; pero lo que se critica no es el préstamo sino la contradicción del hecho frente al principio gubernamental de la 4T, que detesta a los organismos financieros internacionales. Buena semana para el periodismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here