En 24 días, mexicanas y mexicanos con posibilidades de votar, asistirán a las urnas para decidir quién será el próximo Presidente de la República. En Hidalgo también serán electos los nuevos senadores, diputados federales y locales.

Comentarios de todo tipo han recibido en las calles las candidatas y candidatos, de todos los partidos, quienes aspiran a representar a la gente del Distrito 14, con cabecera en Tula y que comprende además los municipios de Tlahuelilpan y Tlaxcoapan.

Sin duda, y a manera de coincidencia, lo que más han escuchado son reproches, comentarios de hartazgo, decepción y enojo. No específicamente hacia un personaje o instituto político, sino a la clase política, a la esfera del poder. Es parejo.

La influencia de líderes de partidos políticos, gobernadores, servidores públicos de alto nivel y del propio Presidente de la República, inciden directamente en la decisión de ciudadanos. Eso que se decide, se impone, se falla, o se acierta, en las cúpulas, afecta fuertemente en la raíz, en las personas de pie a tierra.

Cuatro figuras influyen en el voto hidalguense: la primera es la de Enrique Peña Nieto, que ha sido históricamente uno de los presidentes de México con menor índice de aceptación entre la gente; la segunda es la de Omar Fayad Meneses, Gobernador de Hidalgo, quien con la lucha contra la corrupción como bandera, ha alcanzado buena aceptación entre las familias que en esta entidad viven; la tercera: Andrés Manuel López Obrador, que representa la opción más fuerte de las izquierdas; y Miguel Ángel Osorio Chong, que goza de gran popularidad y aceptación (no sólo de priistas) en el territorio que gobernó.

Así que, siendo muy sinceros, estos fenómenos nacionales y estatales, son determinantes para posicionar a las figuras que aspiran al Congreso de Hidalgo, desde el Distrito 14.

Arropado por figuras priístas de primer nivel, el expresidente de Tula y ex Subsecretario de Seguridad en Hidalgo, Rodolfo Paredes Carbajal, ha tomado la delantera en la contienda, desde muy temprano.

Es de destacar la labor del Suplente de la fórmula, Germán Díaz Pérez, quien le suma importante número de votos, sobre todo al sur de Tula, en donde se ubica el núcleo Cruz Azul, de donde es emanado. El denominado voto duro priista y las simpatías que durante unas cuatro décadas ha sumado Paredes Carbajal son las cartas más fuertes de este proyecto que es mucho más tradicional que moderno.

Y si de influencias nacionales en lo local hablamos, uno de los casos más emblemáticos es el de Ricardo Baptista González, el ex alcalde de Tula, quien por enésima ocasión aspira a un cargo de elección popular. Esta vez, por Morena, pero con la particularidad de que le juegan en contra una buena parte de morenistas en desacuerdo con su candidatura, decenas de personas enojadas por el fenómeno del chapulinismo -que se da en un lado y en otro- y una incómoda dosis de fuego amigo. Más de uno le ha visto por las calles andando en pequeños grupos, pero arropado por el proyecto AMLO, que automáticamente le dan un segundo puesto compartido.

¿Compartido con quién? Pues con el aspirante del Partido Nueva Alianza, Iván Vázquez López, quien es hasta el momento la figura sorpresa de la actual contienda, toda vez que con solo 28 años de edad y prácticamente nula experiencia política, ha planteado una serie de propuestas, francamente viables, construidas en cuatro destacables ejes que dan cuenta de un proyecto serio y que sumado a su natural carisma y popularidad (sobre todo en Tlaxcoapan y Tlahuelilpan, con motivo de su actividad artística), le ha valido sumar simpatizantes del gran grupo de indecisos, quienes siguen representando un jugoso porcentaje de electores a los que hay que convencer.

Detrás, vendrían en la competencia, Daniel Alonso Rodríguez Pérez (abanderado de PAN-PRD), figura joven a quien le trazaron una estrategia que hasta el momento no ha prosperado; Pedro Velázquez Bárcena, que representa al Partido Encuentro Social; Janet Anel Martínez Morales, de Movimiento Ciudadano; Carlos Arturo Escobar Hernández, del Partido del Trabajo, y Perla Liliana Escamilla de la Rosa, del Partido Verde Ecologista de México.

Para sustentar la presente columna, en AVSI Comunicación realizamos un ejercicio de encuesta telefónica, en el que se generaron 350 llamadas y cuyos resultados aquí hemos comentado. Se trata de respuestas recabadas al martes 5 de junio. A 24 días, todo podría cambiar, así nos lo indica la historia; por lo pronto, aquí tiene un corte de caja para analizar.

 

Un texto de Fernando Alfonso

fernandoalffonso@gmail.com