Al personal de salud

0
1082

La población más vulnerable

La historia nos da sustento para saber que si algo ha hecho bien el pueblo de México es solidarizarse en tiempos de desgracia. Está en nuestro ADN echar la mano cuando las cosas no van bien, salir a la calle, organizarse, sumarse, dar, donar. Basta con echar una mirada hacia atrás en tiempos de terremotos.

Pero la vida siempre tiene nuevos retos preparados. Increíblemente la forma de apoyar en la presente contingencia sanitaria por el Covid-19 que ya dejó 67 mil 594 muertos en el mundo y 125 en México -que ha sido quedarse en la casa- pareciera mucho más difícil de acatar.

En estos tiempos hemos aprendido, entre otras cosas, que personas contagiadas con el nuevo coronavirus, que padecen enfermedades crónicas, así como adultos mayores, pertenecen a grupos con alto riesgo de sufrir complicaciones en la salud, al grado de poner  poner en riesgo su vida.

Pero hay un sector que pareciera aún más vulnerable, porque debe lidiar con el virus, literal, cara a cara; se trata del personal médico, de enfermería, y todas las personas adscritas a los hospitales del país.

Los vemos con sus impecables batas y sus blanquísimas ropas, casi todos con mucho esmero por presentarse limpios y transmitir una imagen saludable, movidos por el extraordinario motor de la vocación. Pero a veces se nos olvida que son padres de familia, hijos, vecinos, profesionales con sueños y  necesidades, valientes, pero con profundos temores. Es la naturaleza humana.

La crisis hace al mexicano; la crisis hace al doctor mexicano.

En general, el médico mexicano ha aprendido que no siempre cuenta con material indispensable para desarrollar su actividad y entonces con ingenio y sin rebasar las fronteras de la ética, el profesionalismo, y el sustento científico, genera alternativas que terminan por dar buenos resultados y hasta salvar vidas, en muchos casos.

Las crisis severas al interior de las instituciones de salud comienzan cuando esas alternativas que enfermeras, camilleros, médicos, y hasta personal administrativo se han aprendido a la mexicana no son suficientes para contener un virus al que ni las potencias mundiales más poderosas con todos sus recursos han podido contener con puntualidad y eficacia.

En ese momento nacen las manifestaciones públicas del personal de salud que se han registrado en prácticamente todas las regiones del país y de las que el estado de Hidalgo no estuvo exento durante la actual Pandemia. El que no se cuente con material de seguridad indispensable para el personal pone en riesgo a pacientes y a empleados; ninguna razón más justificada que esto para exigir lo que les corresponde antes, durante, y luego de la contingencia.

REUTERS/Luis Cortes

Recordemos que en el país se han documentado alrededor de 30 casos de profesionales de la salud infectados de Covid-19, recientemente tres médicos fallecieron tras haber dado positivo a las pruebas de coronavirus (en Zacatecas, Coahuila, Hidalgo), y la exigencia crece para pedir a las autoridades que se transparenten las cifras con otros casos de personal de salud afectado por el nuevo virus que no se encuentran en registros oficiales, según han exigido manifestantes durante protestas al interior del país.

La buena voluntad y la extraordinaria vocación del personal de salud que les hacen ser una raza especial, un gremio de oro, les da para comenzar cada día con la idea de proteger a la comunidad, de salvar a quien lo necesite. Trabajemos en esta contingencia como ciudadanos para comenzar cada día pensando en que son ellas y ellos, el personal de salud, un sector vital al que también nosotros debemos cuidar, una población que se ha convertido en la más vulnerable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here